El viernes pasado, 5 de marzo 2021 impartí la conferencia «Antiaging … ¡Mas que nunca!» en el marco de charlas organizadas por mi querida amiga Marta Alborch desde la plataforma Coliseum Health.

Como verás me he centrado en dos puntos clave:

1

La Epigenética, es decir cómo el entorno y las decisiones que tomamos cada día influyen en nuestra salud

2

Los hallazgos de la física quántica y cómo podemos aplicarla en nuestra vida diaria para vivir mejor

 

Este es un pequeño resumen, por si te lo perdiste:

Hoy en día, en el mundo occidental, hay más trastornos de salud provocados por nuestro propio estilo de vida que por enfermedades infecciosas que otrora eran las grandes plagas. Entre estos problemas que antes eran considerados raros y en cambio ahora toman proporciones de epidemia, se encuentran la diabetes, la obesidad y la resistencia a la insulina (o diabetes tipo II), así como enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, al que ya se denomina “diabetes tipo III”.

En la raíz de todos estos problemas encontramos un denominador común: el tremendo aumento del consumo de granos y cereales, en forma de harinas refinadas, con un altísimo índice glucémico, es decir que una vez en el cuerpo se transforman en azúcar de forma muy rápida, provocando desequilibrios continuados de la hormona insulina y un tipo de inflamación de bajo grado pero continuada, conocida como “inflammaging”.

Resultado de imagen de imagen harinas refinadas

La inflamación o inflammaging es un fenómeno terrible que puede manifestarse en diversas partes del cuerpo retroalimentándose entre sí. (para ver más sobre Inflammaging y la forma de evitarlo, clica aquí)

 

Otro factor que influye en el aumento de enfermedades metabólicas es la entrada masiva en nuestras casas de los llamados “comestibles”. Los comestibles son cosas que se pueden comer y no nos matan de forma instantánea, pero que poco a poco nos van ensuciando y llenando de toxinas. Me refiero a los saborizantes, colorantes, espesantes, conservantes, etc. El ejemplo más claro podría ser una bolsa de patatas onduladas, fritas en grasa requemada, con sabor a barbacoa. El cuerpo tiene verdadera dificultad para aprovechar algo de todo eso; ya no es un alimento nutritivo sino algo que el organismo no identifica y tiene que degradar y expulsar, almacenando más basura que interfiere en la correcta comunicación celular y gastando muchísima energía en el proceso.

Dentro del factor epigenético “Alimentación” hemos visto también el papel relevante y beneficioso de los Omega 3 frente a los omnipresentes omega 6, ya que aquellos crean un entorno general antiinflamatorio en contraposición con las prostaglandinas proinflamatorias que generan los omega 6 cuando se toman en exceso. (Para ver más sobre el impacto de la alimentación y de las “grasas buenas” en tu salud, clica aquí)

A la capacidad de que el entorno influya en nuestra salud más aún que los genes que heredamos, la denominamos Epigenética.

Resultado de imagen de avioneta fumigando campos cultivados

Los factores que más influyen en nuestra salud gracias a la epigenética son, además de la alimentación que acabamos de ver, el estrés, la inflamación silente o “inflammaging”, el estado de lo microbiota y la acumulación de tóxicos industriales y agroalimentarios, polución medioambiental, contaminación por metales pesado y microplásticos.

Otro factor clave para nuestra salud que puede evitar que se active una enfermedad es el ejercicio (o la ausencia del mismo) y por tanto la buena forma física. Y por último, y no por ello menos importante,  nuestro estado mental, o mejor dicho nuestra capacidad para sentirnos felices.

Resultado de imagen de imagen meditacion

El estrés ha sido pues el segundo factor epigenético revisado en esta Conferencia, donde hemos visto de forma sucinta el comportamiento de las hormonas del estrés y como éstas afectan a nuestra salud, pero sobre todo hemos enfatizado la necesidad de reforzar nuestra voluntad y actitud psicológica, cuidando nuestros pensamientos y utilizando técnicas de gestión del estrés como yoga, mindfulness, la reconexión con la naturaleza, el ejercicio físico, el hacer cosas que nos gusten y cultivar nuestra red de soporte emocional: amigos y familiares.

Uno de los factores que se ha revelado fundamental para afrontar la enfermedad Covid-19 y curarse rápidamente, es el estado de venas y arterias. Estas tienen una capa interna responsable de muchas funciones, entre los cuales se halla la formación de pequeños coágulos. Si quieres descubrir más cosas sobre la función endotelial, clica aquí.

Cada día surgen nuevos hallazgos sobre la microbiota y la conexión intestino-cerebro. Hoy sabemos que este “segundo cerebro” además de funciones digestivas es capaz de segregar neurotransmisores que modulan nuestro estado de ánimo; asimismo la microbiota alberga el 80% del sistema inmunitario, con todo lo que ello implica en estos momentos en que nuestras defensas deben estar a tope. Si quieres saber más sobre esta maravillosa simbiosis entre el hombre y billones de microorganismos, clica aquí.

Resultado de imagen de imagen microbiota

Estos microorganismos se asientan sobre un tejido diferente de la piel: la mucosa. Hoy en día sabemos que dicha mucosa tapiza no solo el intestino sino nariz, boca, conductos urinarios, vagina, incluso árbol bronquial, y que toda ella se comporta como un único organismo llamado sistema de mucosas. Si quieres saber más sobre las mucosas y tu primera línea defensiva, clica aquí.

Resultado de imagen de imagenes radiaciones electromagneticas

Las radiaciones de televisores, telefonía, móviles y todo tipo de aparatos “Smart” que tanto nos facilitan la vida, se han multiplicado en los últimos diez años. Estudios recientes sugieren que tanta onda no ionizante puede interferir con nuestro propio campo electromagnético. Si quieres saber más sobre biorresonancia, terapia vibracional y curiosidades de la física quántica que están creando un nuevo paradigma, clica aquí.

En el video de la Conferencia también verás: 

Nutrientes Antiaging para el estrés

Nutrientes Antiaging para la ansiedad

Nutrientes Antiaging para la depresión leve y la fatiga

Flores de Bach para las emociones más comunes en estos tiempos convulsos

Cuidando nuestras emociones con Esencias Trembling Light

Protocolo Antiaging ¿Cómo corregir el inflammaging?

Protocolo Antiaging ¿Qué corrige la función endotelial?

Protocolo Antiaging: Nutrientes específicos para reforzar el tejido conectivo en la disfunción endotelial

Protocolo Antiaging: Nutrientes que fluidifican la viscosidad de la sangre ante una disfunción endotelial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*