La celulitis, también llamada piel de naranja, es un problema relacionado con la distribución de la masa muscular originado por una microcirculación deficiente. Nos molesta porque cambia el aspecto de la piel, que aparece llena de bultitos, irregular y engrosada. Las células adiposas aumentan de tamaño, y depósitos de grasa y acumulo de líquidos se depositan en las partes del cuerpo donde tenemos celulitis, generalmente en los muslos, rodillas, glúteos, vientre y cintura.

 En muchas ocasiones la celulitis aparece coincidiendo con cambios hormonales, por ejemplo en la pubertad o la menopausia. Otras veces sencillamente nos damos cuenta de que tenemos celulitis porque observamos cambios en nuestro peso o nos vemos obligadas a cambiar de talla porque la ropa del verano pasado no nos entra.

 Lo más importante de la celulitis es lo que no se ve: las fibras de colágeno deterioradas, insuficiencia venosa y linfática, fragilidad de los capilares y vasos linfáticos de la zona.

 Debido a la gran cantidad de grasa que llegan a acumular, los adipocitos (células especializadas en almacenar la grasa) se engordan de tal manera que presionan los vasos linfáticos y venosos, de manera que se produce retención de líquidos y poca nutrición de las células que forman el tejido conectivo, que poco a poco a deteriorándose.

Quiero presentarte una planta que ha venido siendo utilizada con éxito hace miles de años: la Centella Asiática o “Gotu Kola”. Hallamos referencias de la Centella Asiática o Gotu Kola en libros de medicina Ayurvédica.

La Centella Asiática fue incorporada a la farmacopea occidental por sus propiedades beneficiosas en la piel. En efecto, la Gotu Kola (que no tiene nada que ver con la nuez de Kola ni contiene cafeína) mejora la circulación, drena los vasos linfáticos colaborando en la disminución de edemas en las extremidades inferiores, mejora la cicatrización evitando queloides y lo que es mejor: relanza la síntesis de colágeno. ¿No es estupendo? Justo lo que necesitamos. Si nos proponemos reducir unos centímetros lo ideal es combinar dieta, ejercicio y tratamiento.

 Una dieta útil y sana es la que tiene por objetivo eliminar de nuestra mesa los alimentos con índice glucémico alto. ¿Qué es el índice glucémico? Podríamos decir que la rapidez con que un alimento se convierte es azúcar. Por ejemplo, entre una barra de chocolate o una rama de apio, ¿qué crees tu que se convertirá antes en azúcar? El chocolate, evidentemente. ¿Y si te pido que escojas entre una ensalada de maíz dulce y una ensalada de escarola y rábanos? Acertaste: la de maíz. Todos los alimentos tienen un valor que denominamos “índice glucémico” donde el 100 sería el azúcar y el 0 un vaso de agua.

A partir de ahí es fácil confeccionar menús bajos en índice glucémico y no confundirse con falsa propaganda. Una tortita de arroz inflado puede tener pocas calorías pero ¡se convierte en azúcar casi antes de tragarla! El arroz blanco tiene un índice glucémico alto, mucho más alto que el arroz integral por ejemplo, ya que la fibra impide que los azúcares se liberen rápidamente.

Prepara menús combinando proteína (carne, pollo, pescado o huevos) con verduras y hortalizas de bajo índice glucémico. Observa si te sientan mejor las verduras crudas o las cocinadas. Utiliza poco aceite para preparar tus comidas, eligiendo plancha, vapor u horno en lugar de fritos.

 Volviendo al tratamiento, acostumbro a recomendar a mis amigas y pacientes un plan para adelgazar que combine varios elementos, todos naturales, que trabajen en sinergia:

  • Inhibiendo el apetito
  • Quemando calorías
  • Mejorando el drenaje, la circulación y la síntesis de colágeno.

 El gotu kola o Centella Asiática es perfecta para desempeñar el tercer punto.

 La centella asiática refuerza los vasos capilares, mejora la producción y estabilidad de las fibras de colágeno y, en consecuencia el tejido conectivo alterado por la celulitis,

Pronto hablaré de los otros productos Antiaging que puedes incorporar a tu arsenal para prevenir problemas circulatorios más serios (varices, tromboflebitis).

Ponte ya manos a la obra: activa la circulación y mejora el aspecto de las zonas afectadas y verás reducir progresivamente la celulitis. Y recuerda: la celulitis no es exclusivo de personas con sobrepeso, por el contrario, debido a la falta de ejercicio y al estilo de vida sedentario, cada vez hay más mujeres jóvenes con celulitis. Por eso te recomiendo que acompañes la Centella Asiática con ejercicio físico y algo de dieta.

 ¿Quieres verte libre de celulitis este verano? Empieza ya tu protocolo Antiaging Natural con Centella Asiática!