Las articulaciones (hombros, codos, rodillas, vértebras de la columna, etcétera) se nutren desde el líquido sinovial y los capilares óseos. Con el tiempo ese líquido compuesto especialmente por ácido hialurónico, se empobrece, brindando una menor protección frente a la fricción de los huesos que forman la articulación y ese roce puede causar dolor e inflamación.

imagen_artritisAl mismo tiempo, el tejido óseo o cartilaginoso y los ligamentos de las articulaciones se vuelven menos elásticos y resistentes. El Antiaging Natural está ahí para nutrirlos. Tomar anti-inflamatorios puede ser necesario en un momento puntual, pero a la larga se carga la flora intestinal y no revitaliza ni regenera las células de dichos tejidos.

 

La fórmula SOART de ANTIAGING NATURAL está compuesta por glucosamina, condroitina, azufre MSM, minerales quelados (Manganeso, Cobre y Zinc) y extracto de Curcuma, Harpagofito y Jengibre, plantas utilizadas desde la antigüedad para desinflamar y combatir el dolor. De esta manera se consigue aliviar el dolor y nutrir al mismo tiempo, sin indeseables efectos secundarios.

Es importante inmovilizar y dejar en reposo, o al menos exigir el mínimo esfuerzo, a la articulación dolorida. No juegues al tenis con dolor de rodilla, ni al golf si te molestan las lumbares, ni hagas máquinas hasta que se resuelva la molestia del hombro o del codo. De lo contrario el trastorno puede cronificarse como el conocido “codo de tenista” en donde la articulación pinza o roza un ligamento que se inflama y esa inflamación pasa a los demás elementos de la articulación en un circulo vicioso. Hay que dejar descansar al máximo la zona hasta que las molestias desaparezcan.

Además de la formula SOART, puedes darte una suplementación extra a tus articulaciones con MSM azufre y Silicio orgánico. Otra estrategia sería suplementar asimismo con Hyalluronic Collactive para aumentar la viscosidad del ácido hialurónico.
Aparte del desgaste debido a la edad o al ejercicio repetitivo, las articulaciones pueden inflamarse por depósito de ácido úrico que forma cristalitos muy dolorosos. Puedes ayudarte con la dieta eliminando alimentos ricos en nitrógeno (carne, marisco, crustáceos) durante unas semanas. Asimismo convendría descartar que la intolerancia alimentaria provocara la inflamación.

En efecto, algunos organismos reaccionan de forma furibunda ante algunos nutrientes que no pueden digerir: el gluten de los cereales, la caseína o la lactosa de la leche, la proteína de la soja, los cacahuetes … ). Las intolerancias alimenosteo%20arthritistarias pueden producir dolor de cabeza, hinchazón de vientre, diarreas … pero también inflamación de las articulaciones ya que partículas de esos alimentos no digeridos pasan a la sangre y se depositan en las articulaciones.

Ayúdate con una dieta rica en piña y papaya, ya que contienen unas enzimas capaces de detener la inflamación. Come pescado azul en cantidad, añade alfalfa germinada en las ensaladas y sustituye los postres dulces por flanes de gelatina. La gelatina es rica en aminoácidos que contribuyen a mejorar la síntesis de colágeno, componente principal del cartílago. Si sospechas que en tus articulaciones hay algo que no debiera estar ahí, produciéndote dolor e inflamación, regálate una desintoxicación con MULTIDETOX de Antiaging Natural antes de pasar a nutrirlas.

¡ No dejes que nada detenga tu actividad física! ¡Cuida tus articulaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*